¿Qué dice el Estatuto de los Trabajadores del despido improcedente?

Todos valoramos nuestro trabajo, y cuando nos encontramos con que éste está en peligro por una razón injusta, debemos pelear con todas las herramientas de las que dispongamos. En muchas ocasiones las personas dejan de luchar por sus derechos por desconocimiento del estatuto de trabajadores, porque se les engaña o porque no tienen el dinero para llevar a cabo una demanda o conciliación para aclarar los motivos de este despido improcedente.

Es muy importante conocer todos los detalles, saber en qué se ha obrado mal y si se tiene algún tipo de responsabilidad para luego poder tener en cuenta todos esos factores y actuar en consecuencia ante un despido que tiene todas las características de un despido improcedente.

¿Cómo nos respalda la ley?

Muchas personas se preguntan qué dice concretamente el estatuto de trabajadores sobre este tipo de despidos improcedentes. Esto es lo que dice:

  • El despido ha de ser declarado improcedente para que se puedan cumplir los siguientes puntos.
  • El empresario tiene cinco días desde la notificación de la sentencia para elegir las dos opciones con las que cuenta.
  • La primera opción es la de readmitir a la persona a la que se ha despedido de forma improcedente y reincorporarla al trabajo lo más pronto posible.
  • La segunda opción es la de una indemnización en favor del trabajador que equivale a treinta y tres días de salario por cada año de servicio trabajado.
  • En el caso de que los periodos sean inferiores a un año, esa indemnización debería prorratearse de forma justa, hasta llegar a una cifra total de veinticuatro mensualidades.
  • Si se elige la opción de indemnización, se deberá determinar la extinción del contrato de trabajo, que se entiende con la fecha del despido.

Por lo tanto, es evidente que todo depende de que la sentencia dictamine que un despido ha sido o no improcedente. Por esa misma razón es muy importante conocer todos los detalles: saber la razón exacta por la que se ha despedido a la persona, analizar si tiene razón en ello y, sobre todo, si tiene pruebas irrefutables que demuestren que has llevado a cabo ciertas acciones para merecer ese despido. En el caso de que no sea así, puedes construir un caso en el que defiendas tus derechos como trabajador.

Recomendamos hablar con sindicatos y uniones de trabajadores para informarse al respecto, y contar con un abogado en el caso de que se quieran llevar a cabo medidas legales.

En el caso de ganar y que tu despido sea considerado improcedente, es muy importante tener en cuenta que volver al trabajo puede ser un tema muy complicado y delicado. Valora si realmente quieres volver a ese ambiente, porque seguramente no sea algo agradable y al final acabe afectando a tu rendimiento a nivel profesional y a tus emociones a nivel personal. Por lo tanto, la recomendación principal siempre que se da un despido improcedente es analizar la situación y decidir si compensa volver al sitio de trabajo o mejor recibir la indemnización y buscarte de nuevo la vida en otro puesto de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *